O Colégio

Conocimiento de los alumnos

Porque vemos a cada alumno como ser único y creado por Dios, dedicamos mucho esfuerzo en el acompañamiento personal en el Colegio. Empleamos un enfoque de equipo para la formación y educación de los estudiantes. Mientras nuestros profesores actúan como principales educadores, el conocimiento y el seguimiento de ellos en todas las áreas es compartido por todo el equipo.

Entendemos, también, que cada alumno tiene su tiempo. No todos los niños se desarrollan de la misma manera. Algunos tienen más facilidades para matemáticas, otros para portugués. Unos en inglés, otros en ciencias. Los profesores son entrenados para reconocer el nivel de cada alumno y trabajar de forma personalizada. Desarrollamos un currículo con tres niveles de educación en la misma aula, que se adapta al nivel de cada alumno. Cada inicio de año, en el primer mes de clase, se realiza una evaluación y se trazan metas individuales por alumno. Cada niño tiene un proyecto personal de formación desarrollando las áreas intelectual, humana, social y espiritual.

El conocimiento profundo de nuestros alumnos va más allá del aula. Observamos a los estudiantes en los recreos, en los exámenes, en las actividades deportivas. Todo el equipo está atento a cada detalle para que podamos identificar posibles comportamientos que necesitan ayuda. De este conocimiento personal conseguimos potenciar talentos y habilidades promoviendo el desarrollo de la inteligencia, el uso adecuado de la libertad y una sólida formación de la voluntad.

El profesor es uno de los responsables más importantes por la educación, pero entendemos que el alumno es un alumno de la institución. Por eso, todas las reuniones sobre los discentes nunca se hacen sólo con el profesor. Siempre tendremos una mirada multidisciplinaria sea de la directora, la coordinadora, el prefecto de disciplina o el psicólogo. Tenemos plena convicción de que el estudiante no se reduce al número de una lista; cada uno tiene un nombre, un apellido, un futuro y cualidades propias.

Acompañamiento Psicopedagógico

Sabemos que cada alumno tiene un pasado anterior al presente en el que vive. Con un panorama de todos los ángulos, observando las capacidades de cada uno, conseguimos potenciar sus habilidades, ayudarles a vencer barreras y guiarlos para la vida. Sólo conociendo al alumno, podemos realmente acompañarle en la aventura de su formación, para que, motivándolo constantemente, pueda alcanzar la verdadera felicidad. Contamos con un cuadro calificado de psicopedagogos, que auxilian al equipo en el conocimiento y en el acompañamiento de nuestros estudiantes. Además, siempre que sea necesario, acompañamos al niño en conjunto con otros profesionales para ayudarlo a superar dificultades y a alcanzar su potencial.

Coaching y Tutoría

Conocer cada uno, sus sueños y objetivos de forma que podamos, poco a poco, auxiliarles para que puedan encontrar su camino y lograr todo su potencial.

El tutor es la pieza clave en el crecimiento de nuestros alumnos... Desde la segundo de Primaria, además de todos los profesionales involucrados en la formación de nuestros alumnos, ellos pueden elegir un Profesor Tutor. Este profesor, acompañará a este alumno hasta el final del ciclo.

El Tutor es el maestro -en la concepción más completa y noble de la palabra- que guía a los alumnos no sólo académicamente, en sus aprendizajes, sino también en el desarrollo de su personalidad y en la construcción de su camino de vida.

Él, por su cercanía con los alumnos, se constituye en un referencial para ellos, proporcionándoles dentro y fuera del aula muchas experiencias educativas, y les ayuda a coordinarlas e integrarlas.

Algunos aspectos de la función docente exigen de modo particular la acción específicamente tutorial: la coordinación del proceso de evaluación de los alumnos, la adecuación de la oferta educativa a sus necesidades para realizar oportunas adaptaciones curriculares y, en general, la percepción y atención a las necesidades de apoyo.

El tutor está llamado también a funciones mediadoras de las relaciones dentro del colegio, entre alumnos, de éstos con los demás profesores, con la coordinación y dirección, y de modo extraordinario con las familias.

Participación de la Familia

"Las investigaciones evidencian los efectos positivos del envolvimiento de los padres con niños, familias y escuelas cuando escuelas y padres continuamente apoyan y alientan el aprendizaje y el desarrollo de los niños."

(Eccles & Harold, 1993, Illinois State Board of Education, 1993).

Las más grandes posibilidades de éxito de un alumno en la escuela no se relacionan con la renta ni con el estatus social, sino con la forma como la familia:

  • crea un ambiente familiar que fomenta el aprendizaje;
  • expresa altas expectativas (pero no sean irreales) para la realización de los hijos y de su futura carrera;
  • se involucra en la educación en la escuela y en la comunidad.

Enraizada en diversas investigaciones recientes y en la eterna creencia cristiana de que los padres son los primeros educadores de los hijos, la educación Everest es un esfuerzo colaborativo entre la escuela y la familia. Nos esforzamos para proporcionar un ambiente que refuerce y complemente el papel de la familia y las responsabilidades de los padres hacia sus hijos. Sabemos que la comunicación eficaz es primordial, por ello, profesores y empleados trabajan en conjunto con los padres para ayudar a los alumnos a desarrollar los dones únicos que Dios ha dado a cada uno.

Todas las investigaciones académicas en ese sentido comprueban la importancia de la participación de los padres en la educación. Más que ir a las reuniones con profesores, participar en la educación de los hijos es estar presente, es interesarse. La participación de los familiares en la educación les ayuda a conocer más a los niños y les permite hacerles elogios. Los elogios, a su vez, llevan a los niños a sentirse valorados y reconocidos, hacen que sientan que su educación es importante para los adultos. Como los hijos tienden a reproducir el comportamiento de los padres, viendo que éstos se preocupan por la educación, la tendencia es que también la valoren.

La participación de los padres ayuda a los niños a entender que su educación no es sólo responsabilidad de ellos. Es un enfoque colaborativo entre alumnos, profesores y familia. Este enfoque de equipo puede motivarles aún más para trabajar duro y producir resultados positivos. Los niños que cuentan con la ayuda de los padres tienen más probabilidades de sentirse competentes, de desarrollar mayor autoestima y confianza. Esta ayuda puede animarlos a interactuar mejor con sus compañeros y crecer en las habilidades sociales.

Aunque es importante mantenerse informado y estar involucrado en actividades escolares, siempre que sea posible, hay muchas acciones que pueden ser hechas en casa, y que pueden ayudar a su hijo a tener un mejor desempeño en la escuela. Algunas de ellas son:

  • Tener las expectativas elevadas, pero factibles, de su hijo.
  • Hablar regularmente sobre la escuela y el valor del aprendizaje. Contar historias sobre sus años de estudiante.
  • Incentivar las actitudes positivas y el respeto por la escuela, los amigos y los profesores.
  • Leer y escuchar a sus hijos leyendo en voz alta.
  • Hablar y preguntar sobre lo que está aprendiendo, sobre lo que le gusta y lo que no le gusta.

Hay otras acciones de impacto positivo que se deben de asumir, como:

  • Informar y conversar con los profesionales del colegio siempre que percibir comportamiento muy diferente de su hijo.
  • Informar y buscar ayuda del colegio siempre que necesite que lidiar con un asunto más difícil (fallecimiento, problemas de relación, enfermedades, drogas, etc.). Cualquiera que sea el tema, tenemos profesionales que pueden ayudar a su familia a superar el desafío.

Sabemos que la responsabilidad de los padres es inmensa y, por eso, proporcionamos diversas actividades de apoyo y soporte para ayudarles en la tarea de educar, como las conferencias formativas, acompañamiento personalizado, y todo lo que esté a nuestro alcance. Estaremos siempre dispuestos y felices en participar.

La participación de los padres en la educación es fundamental. Sin embargo, sabemos que no todas las familias logran dar el mismo grado de atención a la educación. Hay realidades y situaciones que impiden que las familias participen de forma más efectiva. Incluso en las mejores familias, pueden ocurrir momentos en que la participación se transforma en problema. No te sientas mal por eso. Si este es tu caso, ven a hablar con nosotros, explique la situación. Nosotros haremos todo lo posible para suplir la necesidad de tu hijo, ayudarle en esa fase y ofrecerle toda la atención. Estaremos siempre aquí para colaborar y compartir con los padres la maravillosa tarea de educar el futuro de nuestro País.